Chichén Itzá

Una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno

Chichén Itzá la boca o entrada al pozo de los itzáes

Reservar Tour

(maya: (Chichén) Boca del pozo; de los (Itzá) brujos de agua) es uno de los principales sitios arqueológicos de la península de Yucatán, en México, ubicado en el municipio de Tinum, en el estado de Yucatán. Vestigio importante y renombrado de la civilización maya, las edificaciones principales que ahí perduran corresponden a la época de la declinación de la propia cultura maya denominada por los arqueólogos como el período posclásico. La arquitectura masiva que ha llegado hasta nuestros días y que hoy es emblemática del yacimiento, tiene una clara influencia tolteca. El dios que preside el sitio, según la mitología maya, es Kukulcán, representación maya de Quetzalcóatl, dios tomado del panteón de la cultura tolteca. Dicho esto, hay que considerar que Chichén Itzá fue una ciudad o un centro ceremonial, que pasó por diversas épocas constructivas e influencias de los distintos pueblos que la ocuparon y que la impulsaron desde su fundación.

La zona arqueológica de Chichén Itzá fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. El 7 de julio de 2007, fue reconocida como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno, por una iniciativa privada sin el apoyo de la Unesco, pero con el reconocimiento de millones de votantes alrededor del mundo.

 

Templo de Kukulcán

El edificio más famoso e importante de Chichén Itzá es el Templo de Kukulcán, representación maya del dios Quetzalcóatl. Conocido como “El Castillo”, tiene una altura de 24 metros sobre una plataforma de 55.5 metros de ancho de la que surgen 4 escaleras que representan los puntos cardinales, y cuyo número de peldaños, sumado, coincide con los 365 días del año.

Hay más símbolos astronómicos: los nueve cuerpos escalonados dividen a la pirámide en 18 terrazas que simbolizan los 18 meses del calendario maya; debajo, en su interior, hay 52 tableros que representan los años de cada ciclo sagrado. En los equinoccios de primavera -21 de marzo- y de otoño -21 de septiembre- sucede algo mágico en la escalera norte, una ilusión óptica estremecedora: los escalones proyectan un juego de luces y sombras que configuran la imagen del cuerpo de la serpiente dios descendiendo literalmente a tierra, (bajada de Kukulcán), simbolizando el mandato de acudir a las labores agrícolas para la siembra de la milpa ante la llegada de la estación de lluvias.

 

El templo de los Guerreros

Esta situado sobre un edificio en forma de pirámide, su nombre se debe a los bajorelieves que decoran sus pilastras que muestran guerreros sujetando a sus prisioneros. Sin embargo, la imagen por la que es conocida es por el Chacmool que custodia la entrada, una figura sentada mirándonos, con las piernas dobladas y un cuenco de piedra sobre el regazo (quizás conteniendo sacrificios), cuya influencia en el escultor inglés Henry Moore, la ha hecho tan emblemática.

 

El Juego de Pelota

Es el más grande de toda Mesoamérica con sus 168 metros de largo. Se compone de dos muros elevados y paralelos en cuyo centro se encuentran los dos anillos de piedra, originales, por donde tenía que pasar la pelota.

 

El Templo de los Jaguares

Se localiza en el muro este del juego de pelota, en su partes posterior está una cámara esculpida con representaciones de guerreros, sacerdotes, animales y plantas acuáticas.

 

Complejo de las Monjas

El llamado Complejo de las Monjas era un palacio, cuyas pequeñas habitaciones recordaron a los españoles las celdas de un convento, compuesto de tres pisos en los que se combinan el estilo Puuc y el Maya Tolteca. La iglesia es un pequeño edificio con una recargada decoración estilo Puuc, llena de calados, en la que sobresalen las esculturas de los bacabs, los cuatro animales que en la mitología maya sustentaban el cielo desde los cuatro puntos cardinales, representados como un armadillo, un caracol, una tortuga y un cangrejo.

 

El Observatorio

El Observatorio Astronómico, llamado también “El Caracol” por sus escaleras en espiral, conserva toda su estructura, pudiéndose observar, por ejemplo, las hendiduras de los muros correspondientes con las posiciones de algunos cuerpos celestes en momentos cruciales del calendario maya. Es posible que este edificio redondo y situado sobre dos plataformas rectangulares en diferente orientación, sirviera para realizar observaciones astronómicas.